Alberto Fernández convocó a «seguir cuidando nuestra historia y el patrimonio cultural»

0
3

El Presidente reinauguró este jueves la Casa sobre el Arroyo, donde se llevaron a cabo importantes obras para reparar los daños ocasionados por el abandono, financiadas por la Nación.

Alberto Fernández convocó a «seguir cuidando nuestra historia y el patrimonio cultural»

En Mar del Plata, Alberto Fernández inauguró este jueves las obras de restauración de la Casa sobre el Arroyo – Museo Casa del Puente, uno de los edificios de arquitectura más reconocidos del siglo XX a nivel mundial.

Junto a los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y de Cultura, Tristán Bauer, la directora del Museo, Magalí Marazzo, y otros funcionarios nacionales y locales, el Presidente sostuvo que “estamos en una ciudad maravillosa porque es dueña de riquezas culturales que debemos preservar, no solo para el disfrute de los marplatenses sino de todos los argentinos”.

El mandatario expresó que «a pesar de las adversidades, nunca nos detuvimos, preservamos el trabajo, las industrias y el arte”. En este sentido convocó a que “nunca la adversidad nos detenga y encontremos la fuerza que tenemos como pueblo para seguir cuidando nuestra historia y el patrimonio cultural que tenemos».

“Disfruten de esta obra, es una obra de la humanidad”, agregó el Jefe de Estado, y finalizó: “Aquí en esta Casa está nuestra historia que nos debe inspirar hacia el mañana”.

La Casa sobre el Arroyo de Alberto Williams

La Casa sobre el Arroyo – Museo Casa del Puente está ubicada en un terreno de dos manzanas de un área natural, atravesado por el arroyo Las Charcas, cuenca que dio origen a la fundación de Mar del Plata.

Fue sede de la radio LU9 entre 1970 y 1977 y clausurada por la última dictadura cívico militar. Quedó deshabitada hasta 2004, lapso en que dos incendios le generaron graves daños estructurales.

Es una de las obras de arquitectura más reconocidas, emblema del movimiento moderno y declarada Monumento Histórico Artístico Nacional. Diseñada y construida entre 1943 y 1945 por los arquitectos Delfina Gálvez Bunge y Amancio Williams, para su padre, el músico y compositor Alberto Williams, fue restaurada con una inversión de 72 millones de pesos.

Las obras, que permitieron reparar los daños causados por el abandono, fueron parte del Plan de Infraestructura Patrimonial del Ministerio de Obras Públicas, que contempla la ejecución de proyectos para la restauración, refuncionalización, preservación y puesta en valor de bienes patrimoniales, edificios y monumentos históricos.

Déjanos tu comentario